p92_eWwLQNQ

Si alguna vez te has preguntado por qué se hace tanto alboroto por el kiosco Morisco, e incluso has pensado: “sí, está bonito, pero no es para tanto”; después de leer esta reseña tal vez cambies de opinión.

Empecemos por dos características que saltan inmediatamente a la vista: su tamaño, significativamente mayor a cualquiera de los kioscos que hay en las plazas públicas del país; y su diseño arquitectónico mudéjar (también llamado morisco, de ahí su nombre) de forma octagonal. O como dice la mayoría de la gente: “tiene un estilo arabesco”.

Y por supuesto, otra cosa que lo hace único es su historia. El kiosco Morisco fue construido en 1884 en la ciudad de Pittsburgh, Pensilvania, en la Union Mills Foundry, y está hecho de hierro fundido. El Ing. José Ramón Ibarrola lo diseñó específicamente para la World’s Industrial Cotton Centennial Exposition of New Orleans, celebrada entre 1884 y 1885.

Kiosco Morisco2

Imagen del kiosco Morisco en la Feria Internacional de Nueva Orleans (imagen: alamy.com)

En aquella exposición se le llamó el “Palacio Alhambra”, probablemente en alusión a Alhambra, la bella y famosa ciudad andaluz. Otra particularidad del kiosco Morisco es que se puede desmontar completamente gracias a que se construyó con base en mamparas con ensambles.

El kiosco Morisco no se pensó para que funcionara como un espacio público, sino como un pabellón de exposiciones (bastante ostentoso, por cierto)

Originalmente era un edificio cerrado cubierto con vitrales. En su interior se exhibieron artesanías, piezas de minería y diversos productos de nuestro país (joyas, figuras de cera, sombreros, entre otros), así como una gran variedad de flores y plantas mexicanas.

Kiosco Morisco, el gran icono de Santa María la Ribera

De la Alameda Central a la Alameda de Santa María la Ribera

A su regreso de Nueva Orleans, el kiosco Morisco se instaló en la Alameda Central, donde fungió como sede de los sorteos de la Lotería Nacional. Ahí estuvo hasta 1910, después se trasladó a la Alameda de Santa María la Ribera (el 26 de septiembre de ese mismo año), que en ese entonces se llamaba “Jardín Hidalgo”. La decisión de cambiarlo de lugar obedeció a los festejos del Centenario de la Independencia, ya que en su lugar se instaló el Hemiciclo a Juárez.

Mitos sobre el kiosco Morisco

Uno de los mitos ampliamente difundidos asegura que, después de su paso por la Feria Internacional de Nueva Orleans, el kiosco Morisco viajó también a las ferias de San Louis Missouri y París. Pero no hay ninguna prueba de ello, al contrario, en los programas que se conservan de aquellos festejos no hay ninguna mención del pabellón Morisco.

Otro de los mitos alrededor del kiosco Morisco es sobre su origen. Hay quienes dicen que este no fue obra del ingeniero Ibarrola, sino un regalo que le hizo a México un jeque árabe. Sin embargo, hasta la fecha no hay pruebas que sustenten tal afirmación.

Kiosco Morisco4

Interior de kiosco Morisco después de su última remodelación

¿Un kiosco pirata?

Pocos saben que existe una réplica de menores dimensiones del kiosco Morisco en el pueblo de Arivechi, Sonora. Y la pregunta obligada es: ¿a quién se le ocurrió construir una réplica en aquella población tan remota de nuestro país? Pues al doctor Samuel Ocaña, exgobernador de Sonora (1979-1985), quien es originario de Arivechi.

Resulta que el doctor vivió unos años en Santa María la Ribera, cuando estudiaba la carrera de medicina en la UNAM. Cuenta el doctor que aquella época fue inolvidable, y una de las cosas que más se le quedaron en la memoria fue el kiosco Morisco. Por eso, cuando fue gobernador mandó construir una réplica de aquel edificio de sus amores.

La tarea no fue fácil, tuvo que pedir asesoría en el INAH y buscar especialistas que pudieran llevar a cabo el proyecto, pero finalmente, luego de 5 años de trabajo y ya fuera de su mandato, la réplica del kiosco Morisco fue inaugurada, y desde entonces es el símbolo de ese poblado sonorense, como lo ha sido el kiosco original para los colonos de Santa María la Ribera durante más de 100 años.

Kiosco Morisco
Dr. Atl y Salvador Díaz Mirón, col. Santa María la Ribera.

Fuentes: Henríquez, G., Villarreal, A. (1995), Santa María la Ribera y sus historias, INAH, UNAM. / Tello Peón, B. (1998), Santa María la Ribera, Clío. / Ruvalcaba, D. (2017, 25 noviembre). Los 7 mitos de Santa María la Ribera [Publicación en un blog]. Recuperado 3 abril, 2018, de http://santamarialaribera.mx/wordpress/los-7-mitos-de-santa-maria-la-ribera/ / Yescas. E. El Kiosco de Arivechi, SonoraEs…, (2014), núm. 125, pp. 22-23. Recuperado 3 abril, 2018, de https://issuu.com/sonoraes/docs/se125  /Imagen pabellón Morisco en la Feria de Nueva Orleans: alamy.com (BY39W8).

Redacción: equipo México Chulo

No Hay Más Artículos