En busca de una torta ahogada que valiera la pena en Ciudad de México dimos con La Ahogada de Don Fede, un pequeño local cerca del metro Portales que en Foursquare está calificado con 9.2, algo que muy pocos negocios pueden presumir en esa aplicación. Fuimos por la comida y nos enamoramos del servicio.

La salsa picante está como para levantar borrachos, así que no te aloques

El local es pequeñito, apenas tiene dos mesas y una barra, pero está impecable [además, cuenta con wifi]. Como cliente, siempre se agradece un lugar limpio y ordenado, signo inequívoco de que para el dueño [Don Fede] es tan importante la comida como el servicio. En este lugar tiene apenas 4 años, pero sus clientes asiduos lo conocen desde hace 18, pues antes se encontraba en un puesto calles más adelante, casi en la esquina con Calzada de Tlalpan.

La Ahogada de Don Fede, tortas ahogadas como dictan los cánones

Cuenta Don Fede (quien es oriundo de Jalisco, donde vivió muchos años) que la receta se la dio una señora que vendía excelentes tortas ahogadas en Guadalajara; y no solo eso, en un acto inusitado de generosidad (es más fácil compartir a la pareja que una buena receta de cocina), también le pasó la receta de las carnitas.

Cómete la torta con la mano pelona, así se saborea mejor

Las tortas ahogadas están armadas como dictan los cánones: pan birote, consistente y de buena calidad; frijoles; carnitas; salsa de jitomate, la cual tiene un dulzor y una acidez muy rica; cebolla encurtida y una salsa de chile de árbol que pica a madres, así que no te alborotes en pedirla muy picosa, nosotros pedimos un cuarto y con eso tuvimos para que nos sudaran hasta las orejas, si casi no comes picante, mejor pide la salsa aparte.

La jericalla es muy rica y nada empalagosa

Las tortas son pequeñas, así que sin bronca te jambas dos o hasta tres de una sentada, y puedes complementar con una gordita de chicharrón o algún otro platillo de la carta. También hay birria (que no probamos, pero no dudamos que esté muy buena), la puedes pedir como plato completo o en tacos. Y no te vayas a saltar el postre: la jericalla es buenísima, tiene un sabor muy sutil y nada empalagoso.

Don Fede: el mejor anfitrión

Si bien la comida es muy rica y vale mucho la pena, lo que hace la gran diferencia es la atención de Don Fede. Son contados los lugares que tienen ese servicio tan cálido que hace que te sientas como en tu casa, y Don Fede tiene ese don [valga la redundancia] de hacerte sentir como si fueras parte de su familia desde el momento en que pones un pie en el local. Este es uno de esos lugares donde sales con la panza llena y corazón contento.


La Ahogada de Don Fede
Bretaña 147 D esq. Tarento, col. Zacahuitzco.
Martes a sábado de 9:00 a 17:00 h, domingo de 10:00 a 16:00 h.
Costo promedio: $150 – $200.

Redacción: equipo México Chulo