4   +   4   =  

La nutrición correcta de nuestras mascotas es sinónimo de salud, por eso tienes que evitar darles comida que dañe o ponga en riesgo su vida. Ceniza “Chulita” te da una lista de 10 alimentos que no deben comer los perros y te dice por qué no se los tienen que jambar.

 

1 Aguacate

Según la Sociedad Americana para la Prevención de la Crueldad hacia los Animales (ASPCA), los perros no sufren enfermedades graves por ingerir aguacate, pero sí malestar estomacal, diarrea y vómito. Si se llegan a comer la semilla del aguacate, tienen que acudir inmediatamente al veterinario porque se intoxican y arriesgan su vida. El aguacate también contiene un poco de persina, una sustancia química que sirve como fungicida, y en caso de que el perro lo consuma le genera reacciones adversas en el estómago.

 

2 Uvas

Recientemente la ASPCA ha descubierto casos de perros que comen uvas y que padecen insuficiencia renal. Aunque algunos perros no experimentan reacciones adversas, otros sí desarrollan esta enfermedad. También pueden sufrir de intoxicación y provocarles vómito, fatiga y diarrea. Si sucede esto llévalo inmediatamente al veterinario.

 

3 Almendras y nueces

Aunque el consumo de almendras no arriesgan su vida, se recomienda no darles debido a que su sistema digestivo es pequeño y lento y no las digieren fácilmente. Las nueces de macadamia sí son tóxicas y se tiene que evitar por completo. Si llegan a comerse algunas nueces los síntomas son: vómito, diarrea y dolor en el estómago. En general no se les debe dar frutos secos porque contienen muchas grasas, y si los ingieren en grandes cantidades pueden producir enfermedades como pancreatitis.

 

4 Cebolla y ajo

La ASPCA tiene en su lista a la cebolla y al ajo como los alimentos que no deben comer los perros porque son considerados los más peligrosos. Y es que sí comen en grandes cantidades afectan los glóbulos rojos del perro debido a una sustancia que contienen llamada Tiosulfato la cual produce anemia. No les des por ningún motivo cebolla ni ajo.

 

5 Cerveza o bebidas alcohólicas

Está totalmente prohibido darles este tipo de bebidas debido al etanol que contienen. El etanol es sumamente tóxico para ellos y dañan sus riñones. Además, les ocasiona problemas en el corazón como soplos o paros cardiacos y hasta la muerte si no son tratados a tiempo. Los síntomas al ingerir alcohol son: movimientos lentos, vómitos, dolor abdominal, jadeos, diarrea, desmayos, deshidratación, entre otros.

 

6 Chocolate

¿Eres de los que comparte los pastelitos de chocolate con tu perro? Pues evita hacerlo porque el chocolate es uno de los alimentos que no deben comer los perros porque contiene teobromina, un alcaloide del cacao, que es diurético, vasodilatador y relajante muscular. Los perros metabolizan la teobromina de manera muy lenta y si comen 20 miligramos de teobromina por cada kilogramo de su peso corporal, ya es muy tóxico para ellos y corren el riesgo de morir. El chocolate amargo y el polvo de cacao como se encuentran en un estado más puro contienen más teobromina que el chocolate blanco, por lo tanto su nivel de toxicidad es mayor.

 

7 Chicle

Debes tener mucho cuidado cuando saques a pasear a tu perro porque puede comerse los chicles que tiran en la calle. Los riesgos que corren según César Millán, el Encantador de perros, es que se les atoran en el esófago y se ahogan.  Además, se les pegan en los intestinos y si no se despega con tratamiento necesitan cirugía. Los chicles sin azúcar contienen xilitol, un edulcorante muy tóxico para ellos, que les llega a ocasionar insuficiencia hepática.

 

8 ¿Por qué los frijoles están dentro de los alimentos que no deben comer los perros?

No es muy recomendable darles frijoles porque son difíciles de digerir. Chulita la xoloitzcuintle de México Chulo lo dice por experiencia propia, ya que un día se robó de la cocina un plato pequeño de frijoles con huevo y su pancita no los digirió. Se le inflamó el abdomen, su estómago parecía un circo y no quería comer, por lo que necesitó tratamiento.

 

Tu perro necesita mucho cuidado. Lo mejor es consultar con un veterinario el tipo de nutrición que necesita porque a veces nos piden lo que comemos y se los damos sin razón alguna. Recuerda que un perro siempre va a querer lo que tú comes, pero evita dárselo porque pones en riesgo su salud.