Publicidad
Publicidad

Echar el chal es una frase popular que se utiliza para referirse a pláticas informales. Por ejemplo:

  • “Me encanta echar el chal con mis amigas”
  • “Mi vecina se la pasa echando el chal todo el día”

Realmente significa andar de chisme, chismear.

¿Cuál es el origen de la frase echar el chal?

El chal según la RAE (Real Academia Española) es un paño de seda o lana mucho más largo que ancho, y que, puesto en los hombros sirve como abrigo o adorno”. En México también se le conoce como rebozo. Regularmente lo llevan las mujeres cuando van a la iglesia o a la plaza, pero ahora también se ha convertido en un objeto de moda.

Se dice que esta frase surge en tiempos de antaño, cuando las señoras –quienes llevaban puesto el chal–,  iban al mercado o a la plaza y  se encontraban en el camino con sus amigas con las cuales se ponían a platicar durante largas horas.  Se les iba el tiempo conversando de todos los acontecimientos del pueblo y durante la plática se les caía el chal y se lo volvían a echar para acomodárselo. Es por eso que de aquí surgió la frase echar el chal.

Contenido relacionado
Publicidad

Otra teoría se refiere a que en los pueblos cuando caía el atardecer, la gente acostumbraba a sacar las sillas a la puerta de sus casas (tradición que todavía sigue viva en algunos lugares), para ver pasar a la gente y platicar con conocidos y vecinos. Al caer la noche, cuando el ambiente refrescaba, las señoras se echaban el chal para cobijarse y continuar con la plática amena. De aquí surgió la frase.

Checa también:
Invita a tus amigos a echar el chal mientras saborean una rica hamburguesa en Hamburguesas OKdf.

Con información de la Academia Mexicana de la Lengua, RAE.

Publicidad

Este sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia