Publicidad

Cuando se usa esta expresión, quiere decir que comenzó a salivar en exceso al ver u olfatear un platillo suculento, o incluso con el solo hecho de recordarlo. Es una expresión muy común, especialmente cuando se tiene algún antojo, por ejemplo:

  • Ese corte de carne huele delicioso, ya se me hizo agua la boca
  • Se me hace agua la boca nada más de ver ese chocolate tan humeante y espumoso.

Checa también:
¿Tienes antojo de unos buenos tacos? Prueba los de carnitas de Taquería La Negrita, nada más de verlos se te va a hacer agua la boca.