Publicidad

Se le dice así al episodio de nerviosismo extremo que puede llegar al desmayo, por ejemplo:

  • “Me espanté tanto, que casi me da el mimisqui”.
  • “Me daría el mimisqui si me subo a la montaña rusa”.

Publicidad