¡Sí, amamos el mes de diciembre! Nos encanta todo lo que este mes conlleva: posadas, ponche, regalos, adornos y por supuesto el hermoso árbol de Navidad pero, ¿sabes cuál es su historia y significado?, aquí de lo decimos.

El árbol de Navidad, el invitado de honor

Existen varias versiones de cuándo comenzó a utilizarse el árbol de Navidad, pero son dos las más conocidas: la más antigua data del año 3 500 a. C. y muestra registros en piedra del “primer árbol del sol”, como se le llamaba en ese tiempo, y era la conmemoración del nacimiento de Tamuz (Dios de la floración de primavera). Desde esa época era decorado con oro y plata para adorar al sol, la luna y los planetas. 

La otra versión se remonta al año 723 d. C., la cual dice que San Bonifacio (uno de los primeros misioneros cristianos) quedó asombrado al ver que en el Roble de Thor (árbol legendario de la mitología nórdica) realizaban sacrificios humanos al inicio del solsticio de invierno, por lo que decidió tomar un hacha y tirar el roble, en su lugar eligió usar un pino, -un árbol perenne (que se mantiene verde por mucho tiempo) y cuyas ramas apuntan siempre al cielo-, y decidió llamarlo el árbol del niño Jesús. Desde ese tiempo y hasta hoy, este elemento es uno de los principales símbolos de la época.

ÁrbolNavidad1

Instagram @dovanacreando

“Reúnanse en torno a él, no en el bosque salvaje, sino en sus hogares; allí habrá refugio y no habrá actos sangrientos, sino regalos amorosos y ritos de bondad” -San Bonifacio

ÁrbolNavidad2

Instagram @marinavisiedo

Adórnalo con:

Esferas: simbolizan los dones de los hombres. Azul (arrepentimiento), roja (peticiones), dorada (alabanzas) y plateada (agradecimiento).
Estrella: representa la fe que guía nuestra vida.
Moños y cintas: simbolizan la unión familiar alrededor de todos los dones.
Campanas: representan el mensaje de alegría que trae consigo la Navidad.
Angelitos: son los mensajeros entre el cielo y nosotros.
Piñas: son signos de esperanza e inmortalidad.
Luces: no importa el color, su función es iluminar nuestro camino.

ÁrbolNavidad3

Instagram @rouxanny

El árbol de Navidad más grande se encuentra en el Rockefeller Center, en Nueva York, con 24 metros de alto. El más caro está en el hotel Emiratos Palace, cuyos adornos están valorados en 11 millones de dólares

Árbol de Navidad, ¿natural o artificial?

Esta decisión siempre será un dilema. Hay quienes compran uno artificial y lo usan muchas navidades –aunque este traiga una huella de carbono–; hay quienes tienen por tradición ir a elegir su árbol de Navidad natural. Viveros Amecameca sigue siendo uno de los sitios favoritos para ir por tu pino, los precios van desde $700 hasta los $2 000. También tiene la opción de verderte el mismo pino en una maceta, con la intención de ser plantado nuevamente. La otra opción es Ecoparque San Pedro, que por $2 400 lo eligen a tu gusto, te lo llevan a tu casa y al finalizar la época, ellos mismos lo recolectan para volverlo a plantar.

ÁrbolNavidad4

Instagram @clstfc

Acabó la Navidad, ¿ahora qué?

Lo primero que NO debes hacer es tirar el árbol a la basura, mejor llévalo a reciclar. Desde hace muchos años el Gobierno de Ciudad de México lleva a acabo la campaña “Árbol con árbol tu ciudad reverdece”, en la cual, tú puedes llevar tu árbol de Navidad seco y ellos te lo intercambian por una planta de ornato o abono. Busca en tu delegación el centro de intercambio correspondiente, estos funcionan hasta la primera semana de febrero.

Datos:
Viveros Amecameca
[email protected]

Ecoparque San Pedro
[email protected]

Fuentes: Diacono Remberto Alvarado, libro El primer árbol de Navidad, Gobierno de Ciudad de México, viveros Amecameca.

Redacción: equipo México Chulo.