Publicidad

Aunque no se encuentra en la zona turística del Centro Histórico, el Museo Numismático Nacional es el lugar ideal para conocer todo sobre la fabricación de la morralla. Ven y sorpréndete con los procesos de fundición y acuñación que se realizaron en este lugar durante más de 100 años.

Museo Numismático Nacional

Está compuesto por tres salas: fundición, amonedación y galería numismática. La sala de fundición es un viaje al pasado, aquí se aprecia un olor a metal propio del lugar, ornamentos y hornos de fundición, así como las rieleras (moldes para elaborar bloques de metal).

En este lugar se llevaba a cabo la fundición de metales en hornos que alcanzaban temperaturas de 1250ºC, por lo que aún se puede apreciar, en paredes y techo, el hollín generado por aquellas nubes de calor y fundición.

Planea tu visita y únete a los recorridos gratuitos, los guías te contarán anécdotas y te darán un recuerdo del lugar, ¡tu propia moneda!

Publicidad
Museo-Numismático-Nacional

Vieja fábrica de monedas

La sala de amonedación expone máquinas para la producción de monedas como laminadoras, cuya función era laminar (aplastar y estirar) los bloques de metal; la máquina de corte, encargada de producir el cospel (pieza metálica lisa preparada para acuñar); entre muchas otras.

La joya de la sala es “La Bailarina”, una prensa de acuñación que data de 1823, se le nombró así ya que cuando trabaja se mece rítmicamente. Esta máquina ha acuñado por casi 200 años monedas de oro, plata y cobre. Hoy solo existen 2 máquinas como esta, una en el Museo Numismático Nacional y otra en Estados Unidos.

La acuñación se hacía por troqueles que ejercían 34 toneladas de presión sobre el metal para acuñar a la perfección la imagen

Museo-Numismático-Nacional

“La Bailarina”, la joya del Museo Numismático Nacional

Monedas de ayer y hoy

La última sala es la galería numismática, aquí se muestra la evolución de las monedas fabricadas en la Casa de Moneda, desde 1536 hasta las más recientes. Se destacan piezas de distintas épocas como la Carlos y Juana, –las primeras monedas de la Nueva España– ; las macuquinas, –hechas a golpeteo de cincel–; las columnarias, –conocidas por ser las monedas más bellas del mundo por los elementos utilizados (las dos columnas de Hércules)– así como monedas de edición especial y conmemorativas.

Publicidad

La Casa de Moneda de México ha ganado en varias ocasiones el premio a la moneda más bella del mundo, otorgada por directores de las Casas de Moneda de todo el mundo

Museo-Numismático-Nacional

La sala de numismática expone piezas acuñadas desde 1536

La vieja Casa del Apartado

El Museo Numismático Nacional se aloja en una casona del siglo XVI. Se le llamaba Casa del Apartado ya que era el sitio donde se recibían los metales extraídos de las minas del país y se separaban en oro, plata, cobre, etc. Ya separados se “apartaban” y quintaban los metales, unos se enviaban al pago del Quinto Real (impuesto sobre la extracción de metales) y otros a la Casa de Moneda, para ser convertidos en monedas.

Museo-Numismático-Nacional

Descubre el mensaje que se encuentra en el herraje del barandal

Con el movimiento de independencia la Casa del Apartado cerró sus puertas en 1824 y permaneció abandonado hasta 1842. Tras una remodelación hecha por Manuel Tolsá y Lorenzo de la Hidalga volvió a funcionar en 1843 como Apartado General de la Nación hasta el año de 1907, compartiendo así espacio con la primera Casa de Moneda durante 59 años.

Visita el Museo Numismático Nacional y conoce a fondo los secretos que este sitio resguarda.

Publicidad

Museo Numismático Nacional
Bolivia S/N (entre Argentina y calle Del Carmen).
Martes a domingo de 9:00 a 16:00 h. Entrada gratuita.
Recorridos gratuitos martes a viernes a las 13:00 h., y sábado y domingo a las 11:00 y 13:00 h.

Redacción: equipo México Chulo.

Publicidad