Publicidad

Esta extraordinaria serie de Netflix (que inexplicablemente no está entre las más vistas y galardonadas del mundo) trata sobre la vida de Rita, una controversial maestra de primaria y secundaria de la escuela Islevgard, en Dinamarca. Sí, en Dinamarca, y ese es uno de los encantos de la serie.

Rita es un personaje complejo y fascinante, sobre todo en esta época de padres sobreprotectores y “niños de cristal” (un término que se ha acuñado recientemente para describir a una generación de infantes de carácter débil e intolerantes a la frustración). Es una maestra inteligente, libre, sarcástica, temperamental y, sobre todo, políticamente incorrecta. Sin embargo, tiene sus contrastes (como cualquier persona), pues en el terreno familiar y sentimental su vida es un completo caos.

Rita contra el mundo

En el segundo capítulo, Helle —la jefa de contratación del colegio y su némesis— le pregunta a Rita por qué decidió hacerse maestra. En un principio no sabe qué contestar, pero al final del episodio da una respuesta brillante que de alguna manera explica de lo que se trata toda la serie: “Me hice maestra para proteger a los alumnos de sus padres”.

Rita

Rita es la clase de maestra que los alumnos aman, pero los padres odian

Y para proteger a los niños, Rita no tiene de otra más que confrontar a todo mundo: a los padres, a los alumnos (al niño rico pedante, al chamaco irrespetuoso, al sabelotodo, etc.), a sus compañeros maestros, al director de la escuela (con quien sostiene un amorío), al sistema educativo, a sus propios hijos (Ricco, Jeppe y Molly), a su madre, a sus amantes (sí, a la maestra le gusta coger bien y bonito)… en fin, a quien se le ponga enfrente.

Publicidad

Para acabar pronto, Rita es una cabrona, pero en el mejor sentido de la palabra, porque su rebeldía a las normas establecidas tiene argumentos que terminan casi siempre por darle la razón.

Rita es una serie educativa, pero divertida, pero sarcástica, pero políticamente incorrecta… simplemente genial.

La serie no es propiamente educativa, pero bien podría tomarse como una escuela para padres, porque aborda problemas que atañen a la juventud de cualquier parte del mundo: drogadicción, bullying, abuso de poder de los maestros, discriminación, deserción escolar, embarazo adolescente, entre otros; y lo mejor es que lo hace de una manera adulta —y muchas veces divertida—, sin dramatismos ni mensajes moralinos.

Rita

La serie se desarrolla en el contexto de la sociedad danesa, lo que resulta fascinante

Dinamarca y su envidiable nivel educativo

Otra circunstancia por la cual la serie de Rita resulta fascinante es que se desarrolla en el contexto de la sociedad danesa y su sistema educativo, el cual es contrastante con el de México: los salones, las clases, la estructura académica… todo es distinto y mucho más funcional.

Publicidad

Allá vemos una escuela que se concibe como un espacio integral en el cual los alumnos no se sienten encerrados (o al menos eso es lo que parece), con instalaciones y áreas de esparcimiento difíciles de imaginar en una escuela pública de nuestro país.

Te sorprenderá ver cómo es la educación en Dinamarca

De igual forma, bastan algunas tomas de la ciudad, con su arquitectura impecable y sus calles limpias y ordenadas, para acercarnos a la idiosincrasia de la sociedad danesa y sus altos valores cívicos. En ese aspecto, cada capítulo es como un sueño que te desconecta de la realidad durante 45 minutos.

Sin duda, esta es una de las mejores series de Netflix y una opción diferente a lo que estamos acostumbrados (ya chole con las series de narcos y zombis), y lo más sorprendente es que se trata de una producción de la televisión pública de Dinamarca. Un día atrévete a verla, solo necesitarás un par de capítulos para que Rita se convierta tu maestra favorita.

Rita
Serie exclusiva de Netflix (4 temporadas)

Publicidad

Escrito por: Jonathan Aguilera