Se utiliza el mexicanismo ¡ay, cabrón! para referirse a un fenómeno o un evento difícil. Por ejemplo:

  • ¡Ay, cabrón! Tenemos el tiempo encima, no llegaremos a la junta”
  • “Venía manejando rapidísimo, hasta dije ¡ay cabrón!

Checa también:

El Panteón Inglés de Real del Monte es tan único que dirás ¡ay cabrón!

Con información de Academia Mexicana de la Lengua.