Además de ser una belleza natural, los Prismas Basálticos son el sitio ideal para pasarla a todo dar. Desde que llegas sabes que hay diversión para todos: alberca, paseos a caballo, tirolesa, cancha de futbol y muchas áreas verdes para descansar a pierna suelta.

Prismas Basálticos: chulada de Hidalgo

La vista que se tiene de ellos desde la parte alta es muy linda, se puede apreciar cada prisma, su acomodo y sus caídas de agua –a nosotros se nos figuró un tetris en tercera dimensión–. Aprovecha los miradores que tiene para tomarte una foto de postal. Su puente colgante es el inicio para bajar y ver de cerca, y desde otro ángulo, esta belleza natural. Bajar a la barranca es fácil y cómodo, pero ten cuidado, estando abajo algunas piedras están mojadas y resbalosas.

Prismas2

Bajar a la barranca es obligatorio

Una vez al pie de los prismas podrás disfrutarlos plácidamente y por el tiempo que quieras. Apáñate alguno de los prismas pequeños que sirven como asiento y déjate apapachar por la brisa constante que dejan sus caídas de agua, créenos, te encantará estar ahí.

Los Prismas Basálticos fueron pintados en 1803 por el geógrafo prusiano Alexander Von Humboldt; hoy, esa pintura está expuesta en un museo de Londres

¿Cómo se formaron?

Hace un montonal de tiempo –algo como 2.1 millones de años–, un sismo en esta zona ocasionó una explosión de lava. En esa época estaba una era glaciar, por lo que al caer la lava caliente sobre el hielo, esta se solidificó, ­ ­–o sea, se hizo un bloque enorme de piedra– . El tiempo, la caída constante del agua de manantial y los minerales que tienen los prismas (puro basalto) le fueron otorgando el tamaño y la forma de cinco lados que hoy se les conoce, ¡qué tal!

Prismas3

La vista al pie de los prismas es maravillosa

¡Pásala a gusto!

El atractivo principal son los prismas -obviamente-, pero la diversión no para ahí. Cuando ya te hayas cansado de admirarlos puedes volver a subir y recorrer su tienda de recuerdos, para que te lleves el que más de guste. En los andadores del parque hay lugares que ofrecen comida y bebida; nosotros compramos una cheve preparada y nos la saboreamos tumbados en sus jardines. Así que anímate a conocerlos, y ya de pasadita visita la bella y muy interesante Hacienda Santa María Regla.

 

Prismas Basálticos
Carretera Federal Km 104, Sta. María Regla, Huasca de Ocampo, Hidalgo.
Costo: $100

Redacción: equipo México Chulo.