Publicidad
Categorias: ÁmonosDe viaje

San Miguel de Allende, el corazón de México

Publicidad

Esta ciudad colonial parece sacada de un paisaje europeo, con un encanto único que se refleja en sus calles de adoquin. En San Miguel de Allende todo se viste en colores terracota, ocres y cafés; es tan pequeña y ordenada que no hay semáforos, y desde el 2008 fue nombrada patrimonio cultural de la humanidad. Visítala, te garantizamos que la amarás.

Templos con estilo europeo

Si algo distingue a San Miguel de Allende es su imponente Parroquia de San Miguel Arcángel, inspirada en la Catedral de Colonia en Alemania, de estilo neogótico. La fachada fue elaborada por el canterero Ceferino Gutiérrez, quién a pesar de no saber leer ni escribir realizó esta belleza con solo ver grabados de 1880. El Templo Santa Casa de Loreto es también una parada obligada, aquí, parte del altar está cubierto de oro y plata. Pon atención a los ojos de la virgen ya que son de rubí. El lugar solo abre los domingos a las 6 de la tarde.

80 % de sus pobladores viven del turismo, por suerte, San Miguel recibe en fines de semana largos alrededor de 25 000 visitantes

San Francisco de Asís es el templo más antiguo y es el favorito para casarse en San Miguel de Allende, aquí se realizan hasta ¡8 bodas cada sábado! Además, en su interior se grabaron varias escenas de la película El Padrecito, con Cantinflas. Estos tres templos son los más conocidos, pero también se destacan el Oratorio de San Felipe Nerí, el Templo del Calvario y el Templo Anglicano de San Pablo, donde se ofrecen las misas en inglés. Recordemos que en San Miguel viven 164 mil extranjeros, quienes eligen esta ciudad para disfrutar como segunda residencia.

Parroquia de San Miguel Arcángel

Plazuelas para comer y descansar

El Jardín Hidalgo es el principal, aquí se recomienda en el día saborear una nieve de las que venden frente a los arcos y sentarte bajo la sombra de sus frondosos árboles; y por la noche disfruta de la música de algunos mariachis que ahí se dejan ver al igual que algunos bailarines urbanos. La Plaza del Generalísimo Don Ignacio Allende y Unzaga es otra gran opción para disfrutar un buen descanso, y lo mejor, comer una deliciosa “guacamaya” (bolillo relleno de chicharrón, aguacate y salsa roja muy picante) que venden justo en su esquina.

El hospedaje va desde Airbnb, hoteles, hoteles boutique y de gran lujo, con costos desde $600 hasta $6,000 por noche

Mucho que conocer en San Miguel de Allende

Conoce la droguería La Botica de Santa Teresita, donde se venden infusiones con plantas medicinales muy antiguas. Recorre el Instituto Allende y mira sus murales, arcos y fuentes de estilo colonial. Date una vuelta al hotel Rosewood, (por mucho el más costoso en San Miguel de Allende), el cual tiene abierto al público su panadería, la artesana boutique -donde se venden productos locales-, su galería y 2 restaurantes. El simple hecho de visitarlo vale la pena.

Contenido relacionado

La fiesta de los locos es el desfile tradicional de San Miguel de Allende, y se realiza el tercer domingo de junio. Aquí la gente se reúnen en las calles y va bailando y arrojando dulces, eso sí, todos disfrazados de lo que quieran

Una parada al mirador es obligatoria, ya que desde ahí se aprecia todo San Miguel, perfecto para la foto del recuerdo. Puedes ir a pie -te tomará 25 minutos para llegar- o puedes tomar el tranvía que sale a un costado del templo San Francisco de Asís. Si te gusta chacharear el mercado de artesanías te encantará, aquí puedes encontrar joyería, ropa, dulces, artículos para decorar, entre otros.

Vista desde el mirador
Recorre a pie sus bellas calles
Más de 16 bodas se realizan cada sábado
Ventana con listones de colores en San Miguel de Allende
Pide tu guacamaya con poca salsa
Recorre todo su pasaje artesanal
"El Generalísimo" una plaza que debes conocer
Mariachis y artistas urbanos en un mismo lugar
Vista nocturna de sus famosos arcos

¡A comer!

Las opciones son muchas, puedes quedarte en el jardín principal y comer en alguno de los restaurantes que están alrededor, su precio es elevado y su sabor no es tan bueno pero tendrás una gran vista del centro. Camina hacia la Plaza del Generalísimo, encontrarás opciones rápidas, ricas y baratas como tacos, quesadillas y comida corrida, todo a un costado del mercado. Baja Fish Taquito es una gran opción si se te antojan mariscos. La comida vegana también será una alternativa, hay varios negocios con menús muy completos, eso sí, más retirados del Jardín Hidalgo. En la noche hay gran variedad de sitios para tomar cerveza a precio terrenal como Dean Martini´s o si prefieres cenar ve a Mama Mia, un lugar italiano que ofrece excelentes pizzas.

La mayoría de los locales de San Miguel de Allende muestra en sus ventanas y puertas listones de colores, esto significa que en ese lugar se vende algo

San Miguel de Allende no tiene platillo típico pero sí un dulce típico, se llama tumbagón y es un buñuelo de harina de trigo enrollado y espolvoreado con azúcar. Se dice que ese postre es la prueba de la fidelidad, cuenta la tradición que los enamorados deben colocarlo en el dedo meñique, si con la primera mordida el tumbagón se rompe significa que esa persona es infiel, ¡santa cachucha! y si a ninguno de los dos se le rompe deberán casarse en esta bella ciudad.

Así que ya lo sabes, visita San Miguel de Allende, te aseguramos que querrás regresar muchas veces más.

Redacción: equipo México Chulo.

Publicidad

Este sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia